Adviento “No sólo un tiempo preparatorio” – Pbro. Reinaldo Gámez

advientoHabiendo llegado a la culminación de este Año Santo de la Misericordia y estando a las puertas de iniciar un nuevo ciclo litúrgico, la finalidad de estas meditaciones que ahora nos proponemos son la servir un tanto de ayuda para vivir fructuosamente este nuevo Tiempo de Adviento 2016 próximo a iniciar y, por consiguiente, este nuevo Tiempo de Navidad 2016-2017 que nos propone la Iglesia en nuestro peregrinar.

Para muchos hoy día el Adviento no les dice prácticamente nada. Incluso dentro de la misma Iglesia para muchos de sus miembros éste es un tiempo desconocido. La impresión que en general da este tiempo (el período comprendido entre mediados / finales de noviembre y sobre todo, el tiempo de diciembre), es la de la preparación a una «gran fiesta pagana» que se queda en compras, arreglos, modas, regalos, etc. Muchos, incluyendo a aquellos que han sentido la llamada de seguir a Jesús como auténticos discípulos, llegan, por adentrarse a este modo de vivir este tiempo a «mundanizarse» totalmente. No obstante, este es un tiempo santo. Se trata de cuatro semanas que quieren hacer de nuestra vida «un camino» que nos prepara a celebrar con gran alegría y fruto espiritual, el Misterio de la Encarnación: El Nacimiento de Jesús. De hecho, algunos en la elaboración de la «Corona de Adviento» colocan la vela correspondiente a la tercera semana de color rosado que indica «el alba» de la llegada del Salvador que ya está pronto.

A muy grandes rasgos -puesto que esto se explicará en otros artículos-, en el camino que emprenderemos en el Adviento, la primera semana nos invitará por un lado a reavivar el corazón atento y vigilante; luego en la segunda semana con la compañía especial de san Juan Bautista, el Espíritu nos moverá a un paso más profundo en nuestra conversión personal y comunitaria; luego en la tercera semana, podríamos decir que la conversión es movida por una esperanza que nos mueve a un testimonio alegre en la venida del salvador; y  por último en la cuarta semana, el anuncio gozoso de la segunda venida del Señor no moverá a meditar en el juicio final. Esto, lo podríamos decir a grandes rasgos.

Lo importante es que este sea un tiempo de conversión; un tiempo de cambios puntuales y precisos… De aquí que la compañía de san Juan Bautista sea tan importante. La conversión es algo que nunca podemos dar por realizada ni siquiera por el hecho de participar asiduamente en la Misa dominical, prestar algún servicio o colaboración, participar de algún grupo de apostolado, etc… Muchos piensan en la conversión relacionándolo con aquellos que no asisten a Misa o más aún, que no conocen al Señor porque nadie les ha predicado el mensaje, etc… Y ciertamente, tenemos que anunciar y proclamar al mundo que !Jesús está vivo! El «problema» se presenta si olvidamos que la conversión nos involucra a cada uno de nosotros (siempre) porque es un proceso que nunca termina y, que implica una llamada del Señor siempre al «CRECIMIENTO», a mirar hacia adentro y hacer una revisión sobre aquellas áreas donde no estamos avanzando, donde hemos podido retroceder o donde incluso, encontramos resistencia para el cambio. Claro está que reconocer estas áreas y responder con generosidad a lo que se nos pide, implica: ORACIÓN.

Sin una amistad profunda con el Señor no hay nada en lo absoluto que en este campo podamos lograr. Por mucho que nos esforcemos será imposible… Es en la oración donde se «abren las puertas del corazón», en donde se deja entrar a Cristo en el corazón y por donde se le permite permanecer allí; es en la oración donde se producen los cambios… Porque cuando oramos nuestro corazón se abre, se dispone y podemos captar el Plan de Dios en nuestras vidas, y podemos por la ayuda de su gracia tomar fuerzas y ánimos para llevar adelante con buenos propósitos ese Plan.

Es importante que todos estos buenos propósitos estén enmarcados dentro de un «Plan de Crecimiento», donde se manifieste de un modo concreto el ordenamiento de la vida espiritual. Se trata de ordenar la vida entera y colocar en el centro de la vida a Jesús. Por eso es propicio hacer una revisión de nuestros proyectos y planes…

Todo esto conducirá a un cambio en la manera de pensar, pero ha de haber convicción, no podemos caminar en la vida simplemente por lo que otros dicen…, tenemos que caminar por lo que Dios nos va revelando; pero eso sí, con decisión. ¡Hay que decidirse! Este es un tiempo para crecer en santidad, en presencia de Dios. ¡Créelo!

Mis hermanos y hermanas, el tiempo de adviento quiere llevarnos a vaciar nuestro corazón y nuestra vida de tal modo que podamos recibir de un modo nuevo a Jesús que viene a salvarnos. Esto es lo que la Iglesia pretende suscitar cuando nos habla de «preparación». La sobriedad de la liturgia, la invitación a la penitencia representada por el morado y, el estímulo para las buenas obras también nos acompañarán.

Con estas breves líneas les invito a caminar juntos este itinerario de santidad que la Iglesia, inspirada en la Escritura nos propone, y quiero hacerlo teniendo presente las palabras conclusivas de la homilía del Papa Francisco en la Misa de clausura del Año Santo de la Misericordia en el día de Cristo Rey: «Continuemos nuestro camino juntos. Nos acompaña la Virgen María, también ella estaba junto a la cruz, allí ella nos ha dado a luz como tierna Madre de la Iglesia que desea acoger a todos bajo su manto. Ella, junto a la cruz, vio al buen ladrón recibir el perdón y acogió al discípulo de Jesús como hijo suyo. Es la Madre de misericordia, a la que encomendamos: todas nuestras situaciones, todas nuestras súplicas, dirigidas a sus ojos misericordiosos, que no quedarán sin respuesta».

Bendiciones a todos…

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s