¿Por qué debemos orar por los sacerdotes?

orando_jmaEl Redentor del Mundo, Jesús, pasa a la tierra. Al vivir la vida del hombre, amaba esa humanidad caída, con la que se había unido íntimamente. Cierto día, sintió que el Amor infinito desbordaba de su corazón y queriendo crear un ser que pudiera continuar su obra y socorrer todas las necesidades del hombre, iluminarlo, acercarlo a Dios, ¡Creó al SACERDOTE!

Jesús hizo partícipe de su poder al Sacerdote, le depositó la abnegación, el celo, la bondad, la misericordia, la humildad y la pureza. Le confió cuatro sublimes funciones que corresponde a las 4 necesidades de la creatura.

El hombre es ignorante, el Sacerdote instruye, el hombre es pecador, el sacerdote absuelve, el hombre es infeliz, el Sacerdote consuela, el hombre tiene necesidad de Dios, el Sacerdote Sacrifica.

El Sacerdote por su humanidad no está exento de las debilidades, ni del pecado, por tanto, a fin de conservar intacta la verdad divina derramada por Jesús en su alma el día de la Consagración, debe munirse previamente contra los ataques del error. Estos ataques llegan de tres partes a la vez: de Satanás, del mundo y de sí mismo, causándole muchas veces la tibieza y frialdad Espiritual

  1. Satanás espíritu maligno, eterno autor de discordias y odio, que trata de destruir la verdad doquiera la descubra, se esfuerza sobre todo por arrancarla del corazón del Sacerdote, enemigo suyo declarado.

  2. El espíritu del mundo, tienden sin cesar a debilitar la verdad y el Sacerdote vive en medio del mundo, respira ese aire de mentira y sufre, casi sin darse cuenta, la influencia debilitante de sus falsas doctrinas.

  3. En sí mismo, en esas profundidades en las que el pecado original ha dejado sus huellas, El mínimo prestigio de orgullo puede despertarlos, toda contaminación de pecado puede hacerlos fecundos.

 Para triunfar de estos enemigos, el Sacerdote cuenta con armas poderosas que le aseguran siempre la victoria: ante todo por la unión con Jesús, del estudio de su corazón y de sus adorables virtudes, a través del espíritu de oración, de la palabra, la Eucaristía, y del alejamiento interior verdadero de todo lo que Jesús condena y reprueba en el mundo, la unión con la Iglesia, la fidelidad a la Santa Sede, ¿puede temer extraviarse quien camina con Pedro, a quien el maestro dijo “Yo rogué por ti para que no desfallezca tu fe y tú en días, vuelto sobre ti, conforta a tus hermanos? (Luc. 22,32).

Allí vemos lo que necesita para permanecer en la verdad, en antorcha siempre ardiente que ilumina los pueblos, para ser como Jesús, la luz del mundo.

De igual manera, para permanecer fiel a su llamado, son importantes tus oraciones, sacrificios, mortificaciones, no importa si es solo una jaculatoria ofrecidas con amor al Señor, como lo hace sin cesar la Virgen María. No dudes en orar por ellos, es un bien que hacemos a la humanidad, para mantenerlos en el mundo y así mantener la presencia de Jesús en nuestras vidas, y es un bien que también se derramará en ti cuando recibas de sus manos, de sus labios, de sus sacrificios, la Misericordia de Dios.

 La mayoría de las veces no se ora por ellos, porque no hay una conciencia de la grandeza del Sacerdote, vemos solo su humanidad, mas no lo que encierra su Ministerio. Como dijo San Carlos Borromeo, Arzobispo de Milán, cuando le criticaban su dedicación a sus Sacerdotes enfermos, “Los que critican, lo hacen porque no saben lo mucho que vale un Sacerdote”.Anímate, conoce a tus Sacerdotes, fórmate sobre el Sacerdocio de Cristo para conocerlos. Apóyalos y veras los frutos.

Intégrate ¡Aqui! a un grupo de hermanos que constantemente oramos por los Sacerdotes. Dios sabrá como recompensarte esta obra de amor que haces por sus ungidos.

!Únete a nuestra oración por los Sacerdotes!

orarporlossacerdotes_jma

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.