Oramos Contigo

Debemos confiar en Dios, confiar y buscar como la hemorroisa que sabía que con solo tocar el borde del manto de Jesús quedaría sana (Mc. 5:25-30), confiar e insistir como el ciego de Jericó que desesperado gritaba “Hijo de David ten compasión de mí” (Lc 18: 35-43) y confiar y abandonarse como el Centurión Romano cuando le dijo a Jesús “una  palabra tuya bastará para sanarlo” (Mt. 8:8).

Tenemos que aprender a pedir lo que nos conviene, saber que si le pedimos al Señor lo va ha conceder si no dudamos (Stg. 1:6); a veces no recibimos respuesta a nuestras peticiones porque pedimos mal (Stg. 4:3). Para pedir como conviene debemos recurrir a la ayuda del Espíritu Santo, Él lo escudriña todo, aun lo profundo de Dios y nos guiará para que pidamos las cosas que verdaderamente necesitamos (1Co. 2:10)

Si por alguna razón, no puedes enviar tu petición a través de esta página, puedes enviarla directamente al correo electrónico: hijosdemariasantisimavenezuela@gmail.com